Una habilidad importante que se trabaja en ACT es el “estar presente”. A menudo se confunde con “vivir el momento presente y no pensar en el mañana » o con tener que disfrutar de la vida al máximo. Parece que estar presente es sinónimo de vivir emociones que se han llamado “positivas”. O de vivir sensaciones buenas, bonitas y agradables; o de vivir momentos inolvidables; o de estar siempre bien, felices, alegres.

Pero estar presente es mucho más que todo ello. Estar presente significa pasar de «piloto automático» a «piloto manual». Estamos acostumbrados a vivir en piloto automático. Viajamos por nuestra vida casi sin darnos cuenta de las decisiones que tomamos a cada momento. Antes de cerrar la puerta de casa te preguntas, ¿me he lavado los dientes?, ¿he cogido las llaves?, ¿y las del coche? La mayor de las veces sí te has lavado los dientes y sí has cogido las llaves…pero todo en piloto automático, es decir, sin apenas darte cuenta de ello; o dicho de otro, sin estar presente. Sales de casa, y vas a tomar un café antes de entrar al trabajo, pero cuando vas a por el último sorbo… ¡ya no queda café!, ¿cuándo me lo he acabado?. Has perdido ese último sorbo de café de la mañana (o todo el café)….no estabas presente.

La pregunta es ¿si no estamos presentes en lo que hacemos, dónde estamos? Que es lo mismo que preguntar ¿dónde se ha ido nuestra atención? Porque presentes estamos, pero no atentos/as. Así que estar presentes es lo mismo que decir “estar con atención”… sí, esta palabra tan aborrecida por los estudiantes…. ¡cuántas veces escuchan “prestad atención”! ¿Atención… a qué?

Mujer contemplando paisaje, en el artículo Viviendo en piloto automático

LA CLAVE: PODER ESCOGER

Solemos prestar atención a nuestros pensamientos, a esa “radio” incesante que es nuestra mente, a esa «cháchara» interna que no para. Y mientras tanto nosotros actuamos en “piloto automático”, porque quien tendría que estar conduciendo está «entretenido» con las emisoras de la radio mental.

Hay momentos del día en que esto no es un problema; levantarme soñolienta por la mañana y poner el piloto automático para hacer todo lo que tengo que hacer no me supone un gran problema, incluso puede ser una ayuda. Pero estar jugando con mi hijo en piloto automático, es decir, sin prestarle atención, no es lo que escogería para estar con él, y probablemente tampoco sea lo que él escogería si le ofreciera mis dos modos.

Así pues el piloto automático no es un problema en si mismo; el problema es que no escogemos cuando viajamos en piloto automático y cuando viajamos en piloto manual.

La terapia de aceptación y compromiso, que engloba mindfulness, nos entrena en fortalecer nuestro piloto manual. Para brindarnos la oportunidad de escoger donde queremos llevar nuestra atención a cada momento. Contribuye a que no perdamos esos pequeños grandes momentos, a que seamos conductores conscientes de nuestra vida.

Primera Entrevista de Psicoterapia y Coaching Gratuita

¿Quieres dar el Primer Paso?

Aunque estás en buenas manos, entendemos que quieres comprobarlo por ti misma/o. Por ello te ofrecemos una primera entrevista gratuita.

Nos podrás conocer, comprobar nuestro estilo y nuestro método de trabajo. Si te gusta, nos seguiremos viendo.

Queremos que te sea fácil dar el primer paso.

Dar el primer paso